Alma gemela, no te olvido.

10/3/13

Después de tantos años separados por una estúpida discusión, una estúpida lágrima bajó por su mejilla llena de arrugas que el tiempo había hecho aparecer en su piel, dándole el aspecto de la anciana adorable que era. Mientras otra lágrima amenazaba con salir, él seguía abrazándola por la cintura, sujetándola como años atrás. Y de fondo, su bolero preferido, la banda sonora de una historia de amor que traspasó fronteras.

Una historia de amor tan trágica que pasó de boca en boca hasta nuestros oídos. Ese baile, ese abrazo infinito y esa lágrima era lo que los dos antiguos amantes necesitaban para pedirse perdón mutuamente y olvidarse del pasado, bueno, solo de lo malo, los años de amor y pasión en la arena mojada de la playa o subidos a un bote pesquero al amanecer, no lo olvidarían nunca.

Lo último que sabemos de ellos es que, un día, salieron a navegar como antiguamente y nunca más regresaron. Y con la voz la temblorosa y el corazón en un puño, una mujer susurra adiós mientras lanza al mar una rosa en honor a los padres que no conoció.