Aniversarios

18/1/15

   Este texto, al igual que todos con la etiqueta 'Cartas a Jorge' pertenece a un grupo de entradas dedicadas a él, a Jorge. Si queréis leerlas todas y conocer un poquito más mi historia os recomiendo pinchar aquí y seguir leyendo ;)

   Parece increíble que ya haya pasado un año desde aquel primer hola. Pero más increíble me parece lo rápido que me enamoré de ti, ¡sobre todo porque yo no quería enamorarme! ¿Quién quiere enamorarse de alguien que vive 'en el culo del mundo'? Pero eso no impedía que mostrara interés por ti y por saber cómo estabas. 

   Así empezamos a hablar día tras día, a conocernos mejor, y cada cosa nueva que conocía de ti, me enamoraba más y me aterraba.

- Me lo estás poniendo difícil.
- ¿El qué?
- El no enamorarme de ti.

   Ahí fue cuando me di cuenta de que ya era tarde, pero aún así me quedaba despierta hasta la hora que hiciera falta para hablar contigo, ya que la diferencia horaria pocas veces nos hacía coincidir y había que aprovechar bien las horas en las que sí. Y estaba ilusionada. Tú también estabas ilusionado. Llegó San Valentín y escribimos esto « Cuando los 'me gustas' se convierten en 'te quiero' ». Todo podría haber salido tan, tan bien. Pero me dejé llevar por el miedo: aún no había (ni he) terminado la carrera y tú no podías (ni puedes) costearte el viaje, ni yo podía (ni puedo) dejarlo todo atrás. 

   Para que eso se diera tendrían que pasar varios meses y no estaba dispuesta a seguir ilusionándome para que luego no ocurriera. Ni tampoco estaba dispuesta a que perdieras tú la oportunidad de estar con alguien a quien sí pudieras abrazar por las noches y despertar con besos por las mañanas. Así que me fui. Te dejé.

   Quizás fui una idiota, quizás hice lo correcto. Quien sabe. Pero el destino te trajo de nuevo a mí. Dos veces. Y ahora estamos juntos que es lo que importa. Como dices tú: el pasado ya fue. Y aunque quede casi medio año, esta vez no me podrá el miedo, esta vez dejaré que la ilusión crezca. Y llegará el día, el momento, y te cogeré de la mano y ya nunca más te soltaré.

Te quiero.