¿Qué significa ser escritor?

26/4/15

Escritor es una gran palabra que muchos usan a la ligera. Un escritor no es cualquiera, un escritor no solo es aquel que escribe, es aquel que siente lo que escribe y que necesita dejar salir todas sus ideas y pensamientos para no volverse loco. Es aquel que después de un rato escribiendo sin parar, concluye sintiéndose aliviado y observa con orgullo su obra, por muy pequeña que sea.

Para cada uno de nosotros esta palabra tendrá un significado diferente, pues cada uno es diferente. Para mí escribir es evadirme.

Cuando escribo me evado de la realidad, igual que cuando leemos un libro o vemos una película, reímos y lloramos porque nos ponemos en la piel del protagonista, nos sentimos dentro de la historia, nos hemos olvidado del entorno que nos rodea.

Pues probad a escribir, es una droga todavía más fuerte porque eres tú quien tiene el control. Puedes jugar a ser Dios con tus protagonistas, crear situaciones inverosímiles y salir de ellas airoso, puedes hacer que tus personajes se enamoren y a los dos capítulos romperles el corazón. Tú eres Dios dentro de tu historia.

Esa sensación adictiva se apodera de ti en ocasiones, desvelándote hasta las tantas de las madrugada. Bueno, a veces son ellos, tus pequeños seres con vida dentro de tu imaginación los que te llaman y te piden que termines el capítulo, los que te dicen "ey, que me has dejado a medias". Y tienes que volver a ellos porque son parte de ti, tú los has creado y como tus hijos, te reclaman. No importa la hora que sea. Aunque es tu decisión ignorarlos o no.

De la misma manera que me evado de la realidad escribiendo o leyendo también lo hago interpretando. Aunque ahí haya un guión que llevar a rajatabla, le estás dando parte de tu personalidad al personaje. No habrá dos personas que interpreten el mismo personaje de la misma manera porque cada uno le da su toque especial.

Uno de mis "grandes" papeles fue interpretar a una ama de casa, esposa y madre renegada que tenía que cargar con la cruz de vivir con su insoportable madre en la absoluta pobreza y miseria. Toda la obra giraba entorno al humor, haciendo reír al espectador con situaciones cómicas.

Y esa es otra de las grandes adicciones del escritor: el público, su audiencia.

Recibir un aplauso en el escenario después de una obra o recibir un premio después de publicar un libro. Son diferentes formas de agradecer a los creadores de historias el hecho de haber creado sus historias y habernos conmovido.

Y con nuestro ego por las nubes comenzamos el primer capítulo de otra historia, volvemos a jugar a ser dioses, volvemos a emocionarnos con nuestros propios personajes y volvernos a olvidarnos de todo lo que nos rodea. Y cuando acabamos, volvemos a nutrirnos de las críticas. Porque al fin y al cabo, por mucho que otros se nieguen, los escritores cuando escriben se dirigen a alguien, un ser amado o un público de cientos de personas. Y nos gusta recibir respuesta.

Para mí escritor es todo aquel capaz de sacar de su cabeza una historia, plasmarla en el papel y hacer que los personajes cobren vida.

Micrortelato creado para la iniciativa de Tana Luiselli.