Ne m'oublie pas

28/1/15

Je ne peux pas oublier tes yeux.

No me olvido, ¿cómo podría hacerlo? de tus ojos color tierra, de tu mirada alegre, de tu sonrisa tímida y de tus manos calientes en mi espalda. Lo eras todo para mí. Todo. Pero desapareciste.

No te olvido, ¿cómo podría hacerlo? Fuiste el amor de mi vida y creo que, aunque me duela, lo sigues siendo, pues aun pienso en ti y se me eriza la piel. ¿Conoces esa sensación de calor y ternura en el pecho? ¡Eso siento yo por ti! Quizás no hayas vuelto a mí porque pienses que te guardo rencor, ahora ya sabes la verdad: te sigo amando como al principio.

No se olvida un amor como el nuestro, ¡es imposible! Es de esos amores que, aunque hayan terminado, se recuerdan con una gran sonrisa en la cara y no se cuentan a nadie para que nadie sepa lo felices que fuimos, para que no se corrompa tu recuerdo con las opiniones de otros, para que nadie pueda decirnos que no fue de verdad, porque lo fue, para ti y para mí aquello fue real.

Solo te pido una tarde de invierno más, que olvidemos el pasado y nos dejemos llevar. Solo una más. Y que, por favor, no me olvides tú a mí.

Aniversarios

18/1/15

   Este texto, al igual que todos con la etiqueta 'Cartas a Jorge' pertenece a un grupo de entradas dedicadas a él, a Jorge. Si queréis leerlas todas y conocer un poquito más mi historia os recomiendo pinchar aquí y seguir leyendo ;)

   Parece increíble que ya haya pasado un año desde aquel primer hola. Pero más increíble me parece lo rápido que me enamoré de ti, ¡sobre todo porque yo no quería enamorarme! ¿Quién quiere enamorarse de alguien que vive 'en el culo del mundo'? Pero eso no impedía que mostrara interés por ti y por saber cómo estabas. 

   Así empezamos a hablar día tras día, a conocernos mejor, y cada cosa nueva que conocía de ti, me enamoraba más y me aterraba.

- Me lo estás poniendo difícil.
- ¿El qué?
- El no enamorarme de ti.

   Ahí fue cuando me di cuenta de que ya era tarde, pero aún así me quedaba despierta hasta la hora que hiciera falta para hablar contigo, ya que la diferencia horaria pocas veces nos hacía coincidir y había que aprovechar bien las horas en las que sí. Y estaba ilusionada. Tú también estabas ilusionado. Llegó San Valentín y escribimos esto « Cuando los 'me gustas' se convierten en 'te quiero' ». Todo podría haber salido tan, tan bien. Pero me dejé llevar por el miedo: aún no había (ni he) terminado la carrera y tú no podías (ni puedes) costearte el viaje, ni yo podía (ni puedo) dejarlo todo atrás. 

   Para que eso se diera tendrían que pasar varios meses y no estaba dispuesta a seguir ilusionándome para que luego no ocurriera. Ni tampoco estaba dispuesta a que perdieras tú la oportunidad de estar con alguien a quien sí pudieras abrazar por las noches y despertar con besos por las mañanas. Así que me fui. Te dejé.

   Quizás fui una idiota, quizás hice lo correcto. Quien sabe. Pero el destino te trajo de nuevo a mí. Dos veces. Y ahora estamos juntos que es lo que importa. Como dices tú: el pasado ya fue. Y aunque quede casi medio año, esta vez no me podrá el miedo, esta vez dejaré que la ilusión crezca. Y llegará el día, el momento, y te cogeré de la mano y ya nunca más te soltaré.

Te quiero.

Carta a alguien especial

12/1/15

Normalmente yo no suelo publicar estas cosas porque considero que deberían de permanecer en el ámbito privado de la pareja, pero por otra parte quiero recordar esto que siento cuando vuelva a leer esta entrada en un futuro. También quiero compartir ese sentimiento con vosotros, mis seguidores. Así que haré una excepción y os compartiré el siguiente mensaje que le envié a ese 'alguien especial' anoche de madrugada.

   Quiero decirte antes de dormir que te amo. Que cuento los días para terminar las clases y ser libre para dedicarme a trabajar y ahorrar dinero con la mayor ilusión y alegría que tengo y con la confianza de saber que esperarás por mí y de que lo que tenemos no se va a romper.

Conservo día a día esa fe y esa ilusión y me da fuerzas para seguir adelante y estudiar hasta las 3 de la mañana como ahora. Pienso en los días que faltan y luego en ti y se me hacen menos, todo parece más fácil a tu lado.

Gracias por aguantar mis enfados y mis berrinches y por amarme tanto como me amas. Me haces sentir dichosa, alegre y confiada. Pero al fin y al cabo decirte que quiero pasar el resto de mis días contigo no son más que palabras, la mejor forma de hacer que te lo creas es dejando que ocurra. No me voy a separar de ti, esta vez no.

Y así es como te demostraré, día tras día, que lo que siento es puro, sincero y lo más bonito que he sentido nunca por nadie.

Ahora sí, voy a dormir.

Buenas noches.

- Lo que Tahis anda escribiendo -

9/1/15

   ¡Muy buenas! Sí señores, si acabáis de entrar a este blog porque me seguís y habéis visto la actualización en vuestro escritorio de Blogger, habréis notado enseguida que he cambiado el diseño del blog y su nombre que ya no es Sueños tecleados sino Lo que Tahis anda escribiendo.

La razón es muy simple y es que a partir de ahora este no solo será un blog donde compartir únicamente mis relatos sino donde publicar los avances que hago en estos, mi proceso de escritura, las portadas y sinopsis de las diferentes historias, biografías de los personajes y cualquier otro tipo de información que crea necesaria.

    Para completar el diseño todavía me queda mucho trabajo, la anterior era una plantilla rosa muy llamativa que encontré gratuitamente en Internet. Esta en cambio la he hecho yo siguiendo varios tutoriales de Miss Lavanda, de mi compi Cat y de Ginnata. Y para el contenido, también queda mucho trabajo, pues apenas dispongo de tiempo, pero me gustaría teneros por aquí leyéndome porque me he propuesto traeros como mínimo tres entradas al mes.

    Estas entradas serán más o menos cortas dependiendo del tiempo que tenga porque recordad que también participo en estos otros blogs y que estoy terminando una carrera universitaria. Pero con buena organización todo se puede, y, a no ser que surja algún imprevisto (del que avisaré en el blog), tendréis como mínimo tres entradas mensuales.

    Si habéis pinchado en el enlace anterior y habéis visto cuales son mis otros blogs, quizás os haya llamado la atención el blog de relatos eróticos. En ese blog me he comprometido también a actualizar a menudo, en este caso no se trata de un número fijo de entradas mensuales, sino de una historia al mes. 

    Este enero toca terminar una historia llamada Honeymoon, en febrero publicar la segunda parte de Rosas, oro y diamantes y corregir la primera, en marzo terminar el relato lésbico Palomas sin alas, en abril finalizar Los amantes de Azahara y así continúa hasta diciembre donde tengo pensado recopilar todas esas historias en un PDF.

    Os recomiendo seguirme por allí si os gusta lo que veis. De momento eso es todo. Solo quería anunciar que no me he olvidado ni me olvidaré de vosotros y que, lejos de abandonar el blog como temporadas pasadas, voy a tomármelo más en serio y dejar de ponerme excusas (los estudios no son excusas, pero no deberían de ser un impedimento si me organizo bien).

Hasta la próxima,
Edith.